Usted está aquí: Inicio / Máster / Miles de manifestantes reclaman una financiación justa para la Comunidad Valenciana

Miles de manifestantes reclaman una financiación justa para la Comunidad Valenciana

La Plataforma Per un Finançament Just llama a movilizarse a la población en Alicante, València y Castellón
Miles de manifestantes reclaman una financiación justa para la Comunidad Valenciana
Imagen: Manifestación por un financiamiento justo. Fuente: EFE

València. - La asociación, formada por políticos, patronal, sindicatos y entidades cívicas y sociales, convocó el pasado sábado una manifestación que, bajo el lema “Un poble unit per un finançament just”, reclamó al Gobierno de Pedro Sánchez un aumento de la financiación destinada a la autonomía. La diferencia de dinero que existe entre ésta y otras comunidades (hasta de 700 euros por habitante con Cantabria, que es la que más recibe), ha ayudado a establecer una unión política en las calles este fin de semana, ya que todos los partidos, excepto Vox, acudieron a la protesta.

La asistencia a esta manifestación fue mayormente institucional y no tanto popular, pues solamente el 1,2% de los ciudadanos valencianos ve la financiación como un problema principal según el barómetro que la Dirección General de Análisis y Políticas Públicas de la Generalitat publicó a principios de este mes.

Representantes de los partidos políticos encabezando la protesta.

Representantes políticos encabezando la protesta.

Los participantes líderes de sindicatos y partidos explicaron los motivos de la marcha antes de comenzar. El líder de UGT-PV, Ismael Sáez, habló de la necesidad de cambiar el modelo actual de financiación a otro que posibilite crecer y acercarse a la media del país, pues el territorio valenciano recibe 215 euros menos per cápita que la media españolaAna García, secretaria general de CCOO, también reclamó el cambio de modelo “para desterrar las desigualdades que sufre la ciudadanía valenciana al no poder tener recursos suficientes para el estado de bienestar”.

Por parte de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV-Valencia), su presidente, Salvador Navarro, celebró la participación de todos los partidos y pidió que deje de tratarse a la población valenciana como “españoles de segunda”. La también presidenta de CEV-Valencia, Eva Blasco, remarcó que la falta de financiación limita el crecimiento económico de la autonomía, y que el bienestar de los ciudadanos se ve afectado.

"Con una financiación justa podríamos multiplicar los recursos destinados a modernizar el tejido productivo, clave para ser más competitivos”, Eva Blasco.

Desde los partidos políticos, se ha reclamado al Gobierno estatal la falta de acción en el cambio del modelo de financiación. Ximo Puig, el presidente de la Generalitat, afirmó en sus declaraciones que la manifestación no fue una reivindicación contra el Gobierno, sino que se hizo con el fin de poner el problema valenciano sobre la mesa. El líder de la oposición, Carlos Manzón, sigue la misma línea que Ximo Puig y puso el foco en los problemas que tiene la Comunidad Valenciana debido a la falta de acuerdo: “Tenemos que ser capaces de explicar que está en juego la sanidad, las residencias de mayores, la educación de nuestros hijos, la dependencia o unos servicios públicos dignos y de calidad”.  Por su parte, Mónica Oltra, líder de Compromís, pidió al Gobierno que cumpliera con el acuerdo al que llegó con su partido, en el que Pedro Sánchez se comprometió a realizar un borrador de la financiación autonómica en los primeros ocho meses de su legislatura. 

La Plataforma Per un Finançament Just apunta en su manifiesto que el territorio valenciano tiene una renta per cápita 12 puntos menos que la media de España, y que, aun siendo una comunidad empobrecida por la falta de financiación, sigue aportando beneficios al Estado. Desde esta organización, solicitan una reforma del sistema de financiación, que se ejecuten las inversiones recogidas en los Presupuestos Generales del Estado y que se reconozcan los déficits acumulados por el mal funcionamiento de los sistemas de financiación, que han generado una deuda que imposibilita el crecimiento de la autonomía.