Usted está aquí: Inicio / Máster / Los autocines valencianos frente a la pandemia
Cine y covid-19

Los autocines valencianos frente a la pandemia

La crisis sanitaria provoca profundos cambios en el modelo de negocio de los cines sobre ruedas
Los autocines valencianos frente a la pandemia
Imagen: Autocine Star. Fuente: Valencia Plaza

31/12/2020 - VALÈNCIA.  Pocas cosas causan tanta molestia como los incómodos y desagradables sonidos de quién come palomitas en el cine como un bárbaro, el inaguantable ruido de quién no sabe sellar los labios en la pajita de la Coca-Cola o el fastidioso niño que grita en mitad de la película. ¿Quién no ha pensado nunca en encerrarse en una burbuja en estos casos?

¡Qué mejor burbuja que tu propio carromato!, debió pensar el creador del autocine mientras veía Acorazado Potemkin a la par que un odioso niño le decía a su madre que la película era muy aburrida. Desafortunadamente, se desconoce el verdadero origen de este negocio, aunque la auténtica historia no debió de ser muy diferente.

En España, el negocio de los autocines ha ido creciendo poco a poco hasta poder disfrutar de siete cines para coches. Tres se encuentran en Alicante: el autocine ‘Drive-In’ en Denia, el autocine ‘El Sur’ en Mutxamel, y el último en abrir, en junio de este mismo año, el autocine ‘Cinemacar Alicante’. En Valencia contamos únicamente con el autocine ‘Star’.

Autocine Drive In (Denia)

Como se puede observar, la Comunidad Valenciana tiene más la mitad de los autocines de nuestro país, concentrándose la mayoría (tres de cuatro) en la provincia de Alicante. A simple vista, parece un negocio bastante rentable en España, y particularmente, en tierras alicantinas. Que esta provincia valenciana concentre casi todo el negocio de los autocines puede ser debido al buen clima y a su ubicación costera. Sin embargo, aquello que se sabe con total seguridad es que ir a un autocine a ver una película se está convirtiendo cada vez más en una costumbre de los españoles. Además, este formato audiovisual ha ganado seguidores debido a las restricciones provocadas por la pandemia de la covid-19. Los ciudadanos prefieren evitar las aglomeraciones y los lugares cerrados: los dos ingredientes tradicionales de las salas de cine, que, aunque hayan cambiado, el ‘por si acaso no voy’ de los espectadores, no desaparece. 

 "Ir a un autocine a ver una película se está convirtiendo cada vez más en una costumbre de los españoles."

Nuestro primer protagonista es el autocine ‘Drive In’, situado a escasos metros del mar en Denia, Alicante. Su actual gerente, Carles Mirallas, cuenta cómo su padre tuvo la idea de montar un autocine en el año 79, quizá ensimismado por el romanticismo al volver a España después de unos años en París. Esta aventura duraría tan solo un tiempo, pensaron en un principio los padres de Carles; sin embargo, las andanzas de este autocine cumplen ya los 41 años.

En segundo lugar, y desplazándonos a Valencia, en el Parque Natural de la Albufera, al lado de la playa del Saler, en la Carrera del Riu (Pinedo), nos encontramos con el autocine ‘Star’. Su dueño, Luis Notario, explica que comenzó el negocio en el año 1981 tras ver otros autocines que había cerca, en Denia (probablemente, uno de ellos sería el ‘Drive In’), y decidió que él también quería embarcarse en ese proyecto. 

Por último, contamos con Germán Martínez, gerente del autocine 'El Sur' en Mutxamel, quien nos relata que el suyo se trata de un negocio familiar traído desde Francia, además, señala que las condiciones ambientales eran perfectas para un negocio que lleva desde 1981 en funcionamiento.

En cuanto a la evolución del autocine, nuestros protagonistas coinciden en que no ha habido demasiados cambios en el sector. Luis nos habla de la digitalización como una bondad desconocida de nuestro tiempo, mientras que Carles hace hincapié en el desarrollo de los “clásicos altavoces de cine formados por una cajita, un altavoz y un cable”, que se eliminaron para implantar un sistema de sonido a través de la radio del coche.

Ante la necesidad de diferenciarse del resto de autocines, el de Denia cuenta con una extensa oferta de bocadillos típicos de la zona, utilizando productos de temporada y kilómetro 0; Carles asegura que se trata de un servicio por el que el cliente repite. En este sentido, el autocine 'El Sur' lleva a cabo una serie de promociones para atraer clientela, desde 2x1 en entradas para conductores nóveles, 3x2 para universitarios, palomitas gratis en determinadas fechas y servicio de cena directamente desde el coche.

"En este sentido, el autocine 'El Sur' lleva a cabo una serie de promociones para atraer clientela"

En cuanto a las restricciones producidas por la pandemia, el gerente del autocine ‘Drive In’ asegura que “son afortunados porque al ser espacios tan grandes, las restricciones no les afectan demasiado (...) El problema viene más por la falta de producto, se retrasan estrenos, ahora en navidades han llegado unos cuantos estrenos grandes, pero ya… están cayendo todos los que estaban previstos de tamaño grande”.

Algo en lo que coinciden ambos gerentes es que, con la nueva restricción de horario de la Comunidad Valenciana, les es imposible visionar las 3 películas que acostumbran a poner durante las sesiones. “Estábamos acostumbrados a poner 3 películas, pero con el nuevo horario podremos ver 2 a duras penas, eso es lo peor para el público”, comenta Luis acerca de la restricción horaria. En este sentido, Carles apunta que el público que va a primera hora suele ser un público más familiar, mientras que el resto de las sesiones está compuesta por un público más joven, y estos son los espectadores que se pierden con la restricción horaria.

“Fuimos el primer autocine en reabrir tras el confinamiento en España y en toda Europa. Poco a poco la gente fue respondiendo y el verano fue prácticamente como un verano normal, con un poco más de dolor de cabeza por el tema de aplicar las medidas de distanciamiento…” A continuación, Carles hace hincapié en el daño que les está causando no contar con una mayor oferta de estrenos “estamos acostumbrados a hacer una programación semanal, que como mucho se repite dos semanas la misma película (...) y ahora nos hemos visto con películas como ‘Padre no hay más que uno 2’ que la tuvimos mes y medio en pantalla”, comenta con algo de sorna el dueño del autocine.

Imagen: autocine El Sur (revistaulala.com)Germán, desde su autocine, nos confirma que este es el gran problema de la crisis, hasta tal punto que han tenido que volver a emitir algunas de las pelis que él considera “legendarias” para solventar la pérdida de cartelera: ‘Regreso al futuro’, películas de 'Grease', etc. Y es que los grandes estrenos (pocos) tampoco están funcionando, en cambio, salen a flote películas de autor, con menos presupuesto, o de pequeñas producciones. En el caso del autocine de Pinedo, las películas se las ofrece al gerente la productora, y en ese sentido, le corresponde el 50% de la recaudación de la entrada, aunque según nos cuenta Luis, últimamente las productoras no ofrecen películas ya que están esperando a que pase toda esta situación provocada por la covid-19 para que sea más rentable el estreno de grandes producciones. 

 

La reducción de aforo debido a la crisis sanitaria también se ha notado en el autocine ‘Star’. La capacidad de este es de 350 coches, ahora reducido a la mitad (175). Aunque, en principio, los autocines sean más seguros que los cines tradicionales, se aplican para todos las mismas restricciones.

La Generalitat Valenciana sí que ha destinado ayudas para estos lugares, y explica Luis, que él las ha recibido, pero la situación en la que se encuentra nuestro país y la comunidad es tal, que prefiere mantener el autocine con sus ahorros de momento. Actualmente, tiene cuatro trabajadores en el autocine, aunque en verano aumenta considerablemente la plantilla. De estos cuatro, uno se encarga de la seguridad, mientras que a otra chica le corresponde el bar de bocadillos, hamburguesas y perritos. 

 

"Aunque, en principio, los autocines sean más seguros que los cines tradicionales, se aplican para todos las mismas restricciones."

 En realidad, el dueño comenta que el negocio de los autocines no va precisamente sobre ruedas, aunque también hay que tener en cuenta que la modernización de su negocio es como él, se ha quedado en 1981, con una página web desfasada y sin redes sociales. De hecho, el propio dueño no tiene ni WhatsApp.

Haciendo un inciso, también se le preguntó a Luis por el reportaje que le hizo el compañero Fernando Miñana en ‘Valencia Plaza’ titulado ‘Una vida de autocine’, en el que le interrogó si había amor en su autocine. Luís responde crispado, como lo hizo con Miñana, y dice que no tiene sentido esa pregunta, reiterando que a un dueño de discoteca no se le pregunta “si la gente se mete cocaína en los váteres”, recalcando que, en su negocio, la mayor parte de la clientela son familias con sus hijos que van a pasar un buen rato viendo una película.

 

En conclusión, los autocines deberían haber abierto una salida para el cine y los estrenos, puesto que, tras la situación de pandemia global, permiten un espacio seguro, confortable y novedoso para el disfrute de la gran pantalla. Además de la seguridad que ofrecen, la libertad es otro de los aspectos que suman a la ecuación para un buen disfrute del cine en estos tiempos.

Pese a ello, esto no se ha dado debido a los problemas y trabas que han propiciado que el hermano sobre ruedas del cine no vaya tan sobre ruedas. 

 

  1. Aunque se trate de espacios abiertos donde la difusión del SARS-CoV-2 no tiene la misma incidencia que, por ejemplo en los cines, los autocines se han visto sometidos a la misma reducción del aforo al 50 %.
  2. La cartelera ha sido otro gran hándicap que superar por los cines, ya que han visto reducida su oferta de películas, por mero interés comercial de las distribuidoras que han actuado esperando que mejore la situación para poder sacar estrenos más taquilleros ante el miedo de tener una baja tasa de taquilla.
  3. La luz es otro de los problemas que han lastrado el desarrollo del cine sobre ruedas, ya que los autocines, tienen más limitada su programación, puesto que dependen de la escasez de luz para una buena proyección. A este condicionante se le ha sumado el toque de queda, que junto al cierre perimetral aplicado para hacer frente a la covid-19 reduce el número de sesiones que puede ofrecer el autocine, además de poder ahuyentar a aquellas personas que quieran acudir al recinto y vivan lejos de él.

 

En definitiva, no cabe duda de que los autocines son una buena forma e innovadora de disfrutar de la pantalla grande. Forma que pudo haber sido explotada como alternativa al cine tradicional en esta pandemia, pero que no se ha dado por los motivos mencionados anteriormente.

 

 

archivado en: , ,