Usted está aquí: Inicio / Máster / El sector turístico sigue al borde del abismo
EVENTOS EN PANDEMIA

El sector turístico sigue al borde del abismo

La aportación del sector turístico al PIB continúa a la baja con una caída de 4 puntos, lo que supone la perdida de 54.000 millones de euros
El sector turístico sigue al borde del abismo
Imagen: Una mujer mira la pantalla de su próximo vuelo con mascarilla en un aeropuerto desolado. FUENTE: Actualidad Aeroespacial

¿Quién se acuerda de las agencias del viaje, las agencias de eventos, las empresas de catering o los palacios de congresos? La pandemia ha supuesto un sunami a lo película Lo Imposible en el sector turístico, que desde el día 14 de marzo de 2020, se encuentra en parada cardiaca.

En 2019, España recibía alrededor de 83 millones de turistas. Desde que se inició la pandemia, han viajado a España 45 millones -datos hasta mediados de 2021-, según el INE.

LLEGADA MENSUAL DE TURISTAS INTERNACIONALES. COMPARATIVA 2019, 2020, 2021.

 

Esto ha supuesto “una bajada abismal de la facturación, aproximadamente un 70% de los ingresos de media en todo el sector”, enfatiza Alessia Comis,  MPI Iberian Chapter y CEO de la Agencia de Eventos Pidelaluna.

También, destaca Luis Concejo, Director de Grandes Cuentas de la Comunidad Valenciana y Región de Murcia en Globalia Meetings & Events que “sin victimismo alguno, creo que nadie lo ha sufrido con la intensidad del MICE (Meetings, Incentives, Conventions and Exhibitions/Events), ya que fue el primero en paralizarse y previsiblemente será el último en recuperarse”.

Y, José Manuel Sánchez, Director de restauración en Gourmet Catering admite que el impacto de la pandemia ha sido “tremendo”, ya que casi toda la plantilla está en ERTE.

Servicio de catering sigue las medidas sanitarias y sus propios protocolos. FUENTE: Eventoplus.com

Lo mismo le ha ocurrido a Raúl Membrives, Director de zona Levante en Grupo Abalone, así pues subraya que “sencillamente casi ha desaparecido el día a día laboral”.  

En 2020, con el cierre aéreo y el cierre perimetral, todos los eventos, viajes, ferias y congresos fueron cancelados en su mayoría y si se pensaba que el 2021 iba a dar un respiro, el inicio del año no fue mejor. 

En el caso de Alessia Comis, ella afirma “sentirse privilegiada”, porque pudo seguir trabajando en cierta medida, ya que ella desempeñaba su labor en red de manera parcial anteriormente.

No obstante, su empresa “Pide la luna” al igual que cientos de empresas del sector turístico tuvieron que reinventarse a la velocidad de la luz. 

También, el Grupo Abalone creó nuevos segmentos de negocio: caterings virtuales, cajas gourmet y de experiencias gastronómicas. Además, Raúl Membrives cuenta ilusionado que este modelo de catering ha tenido gran éxtio.  “se ha convertido en un producto estrella de gran demanda”, comenta Membrives.  

Caja gourmet de un catering virtual en la pandemia. FUENTE: Juncal Concejo

 

Otros son más pesimistas o realistas -cada uno decide-, y clasifican la pandemia como un “meteorito en todo el sector”.

El sector turístico ha sido guillotinado, pues la pandemia ha prohibido viajar y reunirse. Los eventos, congresos y ferias han mantenido su actividad en modelo hibrido, pero “de algún modo esto son muletas para superar la situación crítica, pero pierden uno de sus mayores potenciales en su razón de ser que es el networking, la asistencia efectiva y la interacción personal. Y obviamente, no podemos omitirlo, reducen la facturación de nuestro negocio a proporciones mínimas”, recalca Luis Concejo.

José Manuel Sánchez, director de restauración de Gourmet Catering , también ha sufrido el bandazo constante de las restricciones. “Un día podías celebrar un evento de 100 personas y a los dos días te desmontaban cualquier posibilidad de hacerlo”, aseguraba José Manuel. Al final y al cabo, sus eventos daban más pérdidas que beneficios al igual que muchos otros. Sánchez, de Gourmet Catering, explica: “la estructura suya está preparada para grandes eventos y poner en marcha una boda para 15 invitados supone un gasto enorme tanto a nivel logístico como financiero”.

La pandemia está haciendo grandes estragos en el sector turístico de tan calibre que en el caso de Gourmet Catering para soportar la crisis, han tenido que recurrir a créditos bancarios, la negociación de sus alquileres o ERTE también.  

El día a día cambió tanto en las formas...desde casa, las reuniones pasaron a encuentros online vía zoom o teams... “Los eventos presenciales no los hemos podido organizar en todo el 2020, por lo cual hemos pasado a eventos online y eventos híbridos” confiesa la CEO de Pide la luna. No obstante, a mediados de este 2021 parecía que la Covid-19 estaba neutralizándose, pero a 22 de diciembre de 2021, ÓMICRON está tomando el relevo y, con ello la vuelta a las mascarillas, la reducción de aforos y restricciones turísticas. 

Si es verdad que los eventos online fueron la balsa salvavidas que los mantuvieron a la deriva durante el inicio de la pandemia. A salvo, pero por tiempo limitado. Alessia Comis destaca que “los eventos híbridos han venido para quedarse, porque ahora planificar un evento solo presencial ha perdido un poco el sentido”. 

La pandemia, aunque es el eslabón más dañino para el turismo, el director de restauranción de Gourmet Catering también considera que la mala previsión en las restricciones también afecta negativamente. “La falta de previsión a la hora de indicar aperturas, cierres o limitaciones, ha hecho que en muchos casos se haya comprado para dar servicio (comida y bebida) y estos se hayan tenido que donar, ya que de un día para otro han cerrado o recortado el aforo con la perdida económica que representa”.

Del mismo modo, Raúl Membrives, director de zona de Abalone reitera que “la mayor dificultad ha sido identificar en tiempo y en espacio las normativas en vigor en el momento del evento, había que tener en cuenta que las normas cambiaban casi semanal o quincenalmente”. Pero, parece ser, que ahora son más conscientes con el sector turístico y comienzan a pensar en la economía de estas empresas. 

Además, lo peor de todo fue que no solo se cancelaban las reuniones y eventos, sino que con la incertidumbre de las restricciones no se conseguían nuevos clientes. Sin embargo, a día de hoy, Alessia Comis nos comenta que las previsiones para el 2022 son más positivas.

Nos señala, pues, “la gente está cansadísima de lo online y, además, la llegada de las vacunas ha hecho que la gente se sienta más segura de poder asistir a actos”, aunque el aumento de los casos con esta nueva variante está afectando a la ciudadanía.

El público asiste con mascarilla al concierto de Love of Lesbian en Barcelona. FUENTE: Luis Gene AFP

En una situación como esta siempre hay dos caras, Luis Concejo nos aconseja que la pregunta sobre qué previsiones tiene para el 2022 “ más que a un directivo de una empresa del sector turístico, habría que preguntárselo a un epidemiólogo”.

Según la consultora especializada McKinsy & Company en el escenario más optimista, no se volverá a los niveles anteriores a la pandemia hasta 2024.

Y, es que El Director de Grandes Cuentas de Globalia argumenta: “he oído tantas previsiones y tantos calendarios fallidos, que hoy por hoy, creo que el mejor planning de trabajo es el día a día”, pero que deben estar preparados para atender de nuevo las necesidades de sus clientes, porque todo pasará, y puntualiza “esto no es optimismo, eso es simplemente historia”. 

Sánchez, director de restauración, con cierta pesadumbre se queja de que la previsión para el 2022 es mala. Así dice: “la vacunación está perdiendo su efecto y, además, hasta mayo de 2022 no empezaremos a tener eventos medianos y grandes”. 

Aparte, añade que su recuperación está estigmatizada por el sentimiento de inseguridad y miedo que sufre, de nuevo, la gente por la situación. “ Miedo y nerviosismo, van llegando las fechas -ya prorrogadas- y los clientes sufren mucho estrés llegando a anular eventos porque no saben qué pasará”, resalta José Manuel Sánchez.

También, el Director de zona de Levante de Abalone nos asevera que “el miedo es casi tan enemigo como la pandemia y que todo dependerá de la evolución de esta última ola que OMICRON está gestando”.  

Pero, ¿por qué la caída del sector turístico supone la caída de la economía española? El sector turístico en el años 2019 aportó un 12, 4% del PIB, lo que supone 154.487 millones de euros, según el INE.

Además, este sector generó 2,72 millones de puestos de trabajo, lo que significó el 12,9% de empleo en España, según el INE. 

Pero, en 2020 el PIB generado por el sector turístico fue del 4,3%, es decir, la economía española recibió alrededor de 106.000 millones de euros menos, con el agravante de la perdida de empleos en este área, según Exceltur.

Y, en 2021, aunque ha habido una subida de 4 puntos, el PIB generado por el sector turístico sigue a la baja con un 8,4%, lo que supone una pérdida de 54.000 millones de euros respecto a 2019. 

Por tanto, el sector turístico pide el apoyo de la administración porque debe entender que “la situación es de extrema gravedad, que estamos al borde del abismo y no es momento de hacer clientelismo electoral con las ayudas realizadas o por realizar con dinero público”, opina El director de Grandes Cuentas de la CV y Región de Murcia.

El Director de restauración de Gourmet Catering también ve la necesidad de “ayudas directas del 70% de la facturación y la supresión de impuestos, pero esas ayudas llegan con retraso o duda mucho que se den”.

O, asimismo, una normativa más clara, ya que Alessia Comis, CEO de Pide la luna insiste en la falta de “una comunicación clara y coherente para no perjudicar más la marca de España como destino de Eventos (MICE) y, aparte, estaría genial si hubiera uniformidad entre las diferentes normativas a aplicar en todas las comunidades autónomas”.

La dificultad en este sector no solo viene por las prohibiciones como reuniones, viajes, eventos, sino también porque cada comunidad cuenta con unas reglas de juego, y ejemplifica Alessia Comis: “pues, imagínate una empresa europea que quiere venir a España, es complicado… ¡se te quitan las ganas!”.

Por otro lado, si nos enfocamos en los consumidores ¿cómo ha afectado la pandemia al consumidor en relación con este sector? Gonzalo Muñoz Rodrigo, Investigador Predoctoral de Derecho Civil en la Universidad de Valencia, reseña el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias  en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19. 

Señala parte del Real Decreto-ley con los viajes combinados, en los que “el consumidor además de poder recurrir al reembolso podrá hacer uso de un bono que le entregará el organizador o, en su caso, el minorista.”.

No obstante, nos resalta Muñoz Rodrigo que “el uso del bono es una novedad considerable”. Muchos viajeros se han visto en la necesidad de reclamar sus viajes por esta pandemia, y la mayoría se  han encontrado indefensos ante tanto desconocimiento. A día de hoy hay empresas que intentan buscar lagunas legales. 

Los pasajeros del avión hacen uso de la mascarilla en su interior y mantienen el asiento de sepación entre ellos. FUENTE: Christopher Reynolds

Pero, ¿qué es mejor: acudir a los tribunales o el arbitraje de consumo? Un  legalintership de Andersen Valencia del departamento de Derecho Administrativo están a favor de la vía del arbitraje de consumo. 

Así pues, “el arbitraje de consumo es la vía que adoptaría, en primer lugar, si fuera consumidor. Son muchas las ventajas que ofrece respecto a un pleito judicial”, asevera este miembro.

Algunas de las ventajas enumeradas por el legalintership en referencia al arbitraje de consumo son: es gratuito, tiene las mismos efectos que una sentencia judicial, más rápido, no son necesarios abogados o procuradores y lo más importante es un “win to win”. 

En cambio, el investigador de la UV considera que “los tribunales siempre van a ofrecer mucha más seguridad y eficacia a los consumidores”, pero con ciertas diferencias que sí se dan en el arbitraje de consumo: la rapidez, la gratuidad y el poder ir sir abogado o procurador. 

Por tanto, nos encontramos entre la espada y la pared tanto empresarios como consumidores. Ahora mismo lo que se preguntan muchas personas es: ¿Cuándo podremos dejar de preocuparnos por la cancelación de los viajes y eventos? Y, sobre todo, ¿cuándo dejaremos de perder dinero los españoles por esta crisis sanitaria? Así pues, la caída del turismo está siendo el gran Guernica de la modernidad. 

Por ello, explica el investigador Muñoz, “se han disparado los litigios por esta causa, frente a las dificultades que muchos usuarios han encontrado para poder reclamar lo pagado ”, 

En este sentido, uno de los problemas generalizados sobre los reembolsos y reclamaciones han sido que “los juzgados no estaban preparados para este tipo de reclamaciones y tampoco existían ni existen juzgados especializados en materia de consumo”, comenta el investigador en Derecho Civil.  

En 2020, según la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) hubo más de 400.000 reclamaciones por cancelación de vuelos, muchas de ellas llegaron a los juzgados, “la consecuencia de todo ello es que solicitudes de muy baja cuantía, como son estas, se demoren hasta los 10 meses o más, lo que carece de sentido”, señala Gonzalo Muñoz.  A día de hoy, las reclamaciones siguen llegando, alrededor de 44.000 nuevas quejas. 

 

 

Subtema: Sociedad
Territorio: España