Usted está aquí: Inicio / Grupo B / "Se7en" cumple 25 años
CINE

"Se7en" cumple 25 años

La película dirigida por David Fincher celebra sus bodas de plata
"Se7en" cumple 25 años
Imagen: Brad Pitt y Morgan Freeman protagonistas del film

Se7en fue estrenada en cines el 22 de septiembre de 1995 en Estados Unidos y rápidamente se convirtió en un clásico del cine moderno y en uno de los mejores thrillers de la historia. David Fincher (director de El club de la lucha), sorprendió a críticos y público con esta oscura película.

El teniente Somerset (Morgan Freeman) y su nuevo compañero en Homicidios, David Mills (Brad Pitt) se enfrentan a una serie de asesinatos donde el eje de dichos crímenes gira en torno a los siete pecados capitales (lujuria, ira, soberbia, envidia, avaricia, pereza y gula).

Se recomienda al lector que si todavía no ha visualizado Se7en no dude en hacerlo; primero, por su innegable calidad cinematográfica y segundo, por los spoilers que a continuación se nombrarán.

Fincher retomó la dirección tras su ópera prima (y gran fracaso) Alien 3. Antes de contar con el reparto original, se manejaron otros nombres para sus protagonistas, como Al PacinoDenzel Washington e incluso Sylvester Stallone. A su vez, se ofreció la película al director Guillermo del Toro pero finalmente las piezas quedaron como actualmente conocemos.

Sin duda, nos resulta inconcebible Se7en sin las estrellas Pitt y Freeman, pero más rara sería imaginársela sin Kevin Spacey en el papel del villano John Doe. Spacey venía de consagrarse un nombre dentro del cine gracias a dos Óscars y a su inolvidable papel en Sospechosos habituales (fue el propio Spacey quién tuvo la idea de no poner su nombre en los créditos iniciales para sorprender más al público con la identidad del asesino). Fincher quería contar con él pero su alto caché dificultó su contratación, gracias a la intervención de Brad Pitt, Spacey entró en el rodaje y comenzó a crearse una de las mejores películas jamás hecha.

EL OTRO FINAL

El estudio de producción de la película, New Line Cinema, pensó en cambiar el final del film por uno más suave y que no hiriese tanto al espectador. En la cinta, Mills acaba asesinando a John Doe, perdiendo el "juego" que el psicópata había iniciado y dejando la conclusión de que el ser humano posee oscuridad dentro de sí y que es imposible huir de ella. Los productores barajaron otros finales más sutiles como un fundido a negro antes del disparo e incluso un final completamente distinto donde Tracy Mills (Gwyneth Paltrow) no es asesinada. Finalmente (y bajo la insistencia de Brad Pitt y Fincher), todo quedó como estaba escrito, dejando un final amargo y cruel como la vida misma.