Usted está aquí: Inicio / Grupo B / Los bares valencianos obligados a doblar clientes para cubrir gastos

Los bares valencianos obligados a doblar clientes para cubrir gastos

Muchos bares han tenido que hacer esfuerzos como mantener la cocina abierta o doblar el horario de menús ante las nuevas medidas de la Generalitat
Los bares valencianos obligados a doblar clientes para cubrir gastos
Imagen: Las mesas vacías ante las nuevas medidas. / Víctor Huerta

El día 6 de noviembre, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, anunció en una comparecencia las nuevas restricciones que entraban en vigor a partir de la medianoche del día siguiente de su anunciación hasta el 9 de diciembre. Estas medidas han tenido efectos en hostelería, restauración, centros y parques comerciales, y establecimientos de actividades de servicios profesionales.

Esta medida supone otro golpe para el sector hostelero que ha sido el que más ha sufrido las consecuencias del COVID-19 ya que ha visto como sus servicios se iban restringiendo cada vez más. Las últimas restricciones suponen que el consumo interior del local no puede superar 1/3 del aforo y las terrazas pueden acoger tan solo al 50% de su capacidad total.

Estas medidas no han sentado bien a los hosteleros y hosteleras de la Comunidad Valenciana ya que es "encajar otro golpe" porque se han visto obligados a ampliar el horario de servicio de menús, o a no cerrar la cocina en todo el día para mantener ocupadas las pocas mesas en las que pueden servir a clientes.

Señales que prohíben sentarse en 2/3 de las mesas de aforo interior. / Víctor Huerta

Los esfuerzos, a modo de supervivencia

Al contrario de lo que podía parecer en una situación normal, doblar esfuerzos no significa doblar beneficios, si no que, los bares que no logran adaptarse a las nuevas circunstancias, terminan bajando la persiana. "No sale rentable hacer los mismos esfuerzos que antes de la pandemia, no te da para cubrir gastos", afirman varios hosteleros.

Mantener un bar o un restaurante no es una tarea sencilla, el pago a los proveedores, el alquiler del local, pagar a los trabajadores, luz, agua, gas... son algunos de los gastos que cada fin de mes los dueños se ven obligados a afrontar, y cuantas más restricciones se imponen, más son los bares que no pueden asumirlos y deciden cortar de raíz.

Cierre obligado a los que no cumplen la normativa

A pesar de que las nuevas medidas entraron en vigor hace escasos días, localidades como Paterna o Jávea, han visto como la Policía Local les cerraba el local. En el caso de Jávea, una de las localidades que más turismo acoge de la Comunidad, los agentes policiales han cerrado ya varios locales con una duración de un mes y una prohibición de volver a montar la terraza que el propio Ayuntamiento les habilitó al finalizar el primer Estado de alarma.