Usted está aquí: Inicio / Grupo B / La cultura, saco de boxeo del COVID-19
CORONAVIRUS, CULTURA

La cultura, saco de boxeo del COVID-19

La segunda ola de la pandemia golpea al mundo cultural y lo deja pendiente de un hilo
La cultura, saco de boxeo del COVID-19
Imagen: Espectáculo La Plaza desarrollado en la nueva normalidad. Proporcionada por El Conde de Torrefiel, compañía al cargo.

VALENCIA. España vuelve a decretar el estado de alarma tras la segunda ola que azota el país, con una previsión de seis meses de duración. Las medidas restrictivas se endurecen y al igual que en la crisis que comenzó en marzo, el sector cultural es uno de los que más sufre las consecuencias: poca inversión económica desde organismos públicos y privados, aforos limitados y temor de los espectadores a asistir a los eventos. 

Torres: "En momentos de vacas flojas, estamos desnudas. En la cultura nos sentimos con el culo al aire y los derechos por los suelos".

La situación no se encuentra tan al límite como durante el confinamiento, tras el cual el gobierno emitió subvenciones para paliar los efectos y el sector trató de reinventarse, a través de exposiciones y obras virtuales. Isaac Torres, performer, coordinador y director técnico de teatro de compañías como El Conde de Torrefiel y Vicente Arlandis, declara que con la mejora de la situación y el aumento de los aforos existió una pequeña regeneración, pero que el verdadero problema no es cuestión del covid-19. "El tema está en que en España nunca ha habido una apuesta cultural", añade Torres.

El toque de queda ordenado por el Gobierno el pasado domingo, conlleva una nueva reducción de público y horarios, así como un impacto directo a la cultura, donde se vaticinan cientos de cancelaciones en cines, teatros y conciertos, entre otros. Torres ha visto evaporarse las giras internacionales programadas y una reducción de más de la mitad de las actuaciones. "En países europeos como Alemania y Francia, hay un gran apoyo al sector y el golpe no ha sido tan grande, además, tienen aforos cercanos al 75% en los teatros y salas, frente al 35% que existe en España".

La Generalitat de Catalunya busca soluciones y plantea que el toque de queda no se aplique a los actos culturales, de forma que el público no sea sancionado por asistir a los mismos. Sergi Delgado, director de protección civil de la Generalitat, justificó la acción con la seguridad que existe actualmente en las actividades culturales. Para Torres, la verdadera solución no pasa tanto por una situación concreta como la actual, sino en replantear la protección a sectores como el cultural, la educación y la sanidad.

  

Torres: "La solución tiene que ser a largo plazo: apoyo y apuesta".

 

Otra dificultad para la salud de la cultura es la incertidumbre. Situaciones de vaivén provocadas por el COVID-19 hacen tambalear producciones cinematográficas y teatrales de largo plazo, quienes necesitan de una estabilidad temporal para poder planificar su producción. La crisis existente, crea y restringe libertades en cuestión de días. La inestabilidad está siempre presente. La industria vive un momento duro, pero Torres confía en que tras esto, se otorgue un mayor valor a la cultura en España y se consiga refuerzo en las reivindicaciones realizadas al gobierno.

 

archivado en: ,