Usted está aquí: Inicio / Grupo B / EL PERIODISMO Y SU ADAPTACIÓN A LOS TIEMPOS DE LA PANDEMIA

EL PERIODISMO Y SU ADAPTACIÓN A LOS TIEMPOS DE LA PANDEMIA

El XII Congreso de comunicación digital se celebró ayer, 30 de septiembre, en el Salón de actos de la Facultat de Filológia y estuvo centrado en los cambios del sector ante la Covid-19
EL PERIODISMO Y SU ADAPTACIÓN A LOS TIEMPOS DE LA PANDEMIA
Imagen: Luis Calero, Eva Lamarca, Raquel Ejerique y María Jesús Espinosa en la segunda mesa de diálogo. César Descalzo

VALENCIA. 1 de octubre de 2020. El XII Congreso de comunicación digital de la Comunidad Valenciana se celebró ayer, 30 de septiembre, en el Salón de actos de la Facultad de Filología, Traducción y Comunicación de la Universidad de Valencia. El congreso fue inaugurado a las 9:30 por la rectora de la Universitat de Valéncia; la decana de la Facultat de Filologia; la consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad democrática, entre otras figuras. En esta inauguración, se destaco el hecho de hacer el congreso de forma presencial y cumpliendo con las medidas adecuadas, como también la necesidad de mejorar la labor periodística.

 Seguidamente a la conclusión de esta inauguración, se dio paso a la formación de la 1ª mesa de diálogo, en ella participaban periodistas de nivel regional de la Comunidad Valenciana y punto de partida era la transparencia y veracidad de los datos. Rosana Berenger, periodista de Valencia Plaza que trabajó también en ABC, fue la primera en tomar palabra y afirmó que, “como vivencia personal”, la crisis del coronavirus ha sido la “mayor experiencia informativa en cuanto a tiempo”, “lo más prolongado que hemos tenido que cubrir”, además de hablar de los bulos e informaciones falsas que se difundieron durante el confinamiento, y, con las que insistió, “teníamos que contratacar con información veráz.

 Tras ella, continuó Julia Ruiz, periodista de El levante, de cuyo discurso destaca la afirmación de que en un momento dado todas las noticias estaban relacionadas directamente con la Covid-19, eliminándose así las secciones de los periódicos. Además, aseguró que existía una gran opacidad por parte del gobierno estatal y autonómico, donde ni si quiera se podía formar parte del grupo de periodistas que elaboraban preguntas a los miembros del estatal, “un grupo de periodistas cerrado” confirmó. Entonces tomó turno de palabra Victor Romero, del medio El confidencial, introduciendo el aspecto del trabajo telemático a la conversación y asegurando que en El confidencial llevan ya ocho meses trabajando de esta manera y que su calidad periodística esta intacta.

 Romero también profundizó sobre los métodos de ingresos de los periódicos y su independencia de los medios, ya que afirmó que la falta de publicistas derivada de la crisis había provocado la dependencia de unos pocos, hecho peligroso para el buen periodismo. Este problema se intenta erradicar con un método de suscripción y pago para sus lectores, método que han ido adquiriendo, según reiteraba, periódicos como El País o el suyo propio. Sergi Pitarch, periodista de El Diario y siguiente interlocutor, continuó con este tema y señaló el aumento de suscriptores durante la pandemia y, en especial, durante el confinamiento, mencionando el dato de su periódico con una subida de suscriptores de 35.000 a 56.000 personas.

 La segunda mesa de diálogo estaba centrada en los contenidos audiovisuales para un público confinado, y comenzó con el turno de María Jesus Espinosa de los Monteros del medio Pódium Podcast, quien defendió su método informativo y elogió al podcast, argumentando que es “un formato muy interesante, para consumir en un tiempo distinto y que permite crear contenidos específicos”, recordando, además, que era el día internacional de dicho formato. A continuación, tomó palabra Eva Lamarca, quien trabajó en Salvados y, actualmente, en Lo de Évole. Eva habló sobre las dificultades a las que los programas como el suyo, basado en entrevistas, se enfrentan con la pandemia, señalando que tuvieron que adaptarse y elaborar entrevistas a distancia, un método menos empático y de menor calidad, a su parecer.

Luis Calero, reportero de Viajeros 4, reiteró en esa idea de la pérdida de calidad periodística y audiovisual, afirmando que sería algo que tardaría en recuperarse, pues esa pérdida de calidad no ha supuesto pérdidas de audiencia por la normalización de las videollamadas y la subida de demanda televisiva. El mismo presentador añadió que los programas de entretenimiento o evasión tuvieron una mayor audiencia porque el coronavirus parecía estar siempre presente y “la gente necesitaba oxigenarse”.

 Raquel Ejerique, periodista de À Punt, añadió al diálogo la situación de muchos periodistas que siguieron haciendo su trabajo y “arriesgando su vida” para elaborar noticias, como también, cabe destacar, su reflexión sobre el “aspecto de los números”, explicando lo poco informativo que un dato numérico podía suponer: “no hay diferencias entre subir 300 o subir 3000 infectados”.

 Tras la realización de las dos mesas matutinas, se continuó con la sesión con una tercera mesa de diálogo por la tarde, en ella se reunieron varios empresarios y directores comunicativos de instituciones, para hablar de como había afectado la pandemia a su trabajo. Miguel Miró, director de Valencia Plaza, destacó la apuesta por el contenido y la calidad, con un proyecto que, sin patrocinadores, evitó un ERTE que, según su criterio, a penas ahorraría nada, obteniendo una gran afluencia de lectores. Teresa Bayarri, ejecutiva de Comunicación-Consum, afirmó que Consum apostó por mejorar el trato y la seguridad de sus clientes tomando medidas donde no existían. Y todos tuvieron como aspectos comunes una actitud calmada ante una situación desconocida.

Tipo: Noticia
Subtema: Sociedad
Territorio: Valencia