Usted está aquí: Inicio / Grupo B / El intento de desalojo del CSOA L'Horta reaviva el conflicto del PAI de Benimaclet

El intento de desalojo del CSOA L'Horta reaviva el conflicto del PAI de Benimaclet

El desalojo fallido del Centro Social Okupado Anarquista (CSOA) L’Horta, llevado a cabo tras la denuncia de la gestora Sareb, se convierte en un nuevo capítulo de la lucha entre la ciudad y la huerta
El intento de desalojo del CSOA L'Horta reaviva el conflicto del PAI de Benimaclet
Imagen: Alquería del CSOA L'Horta, donde se llevó a cabo el desalojo y la reocupación::César Descalzo

Valencia. 24 de diciembre. El pasado 14 de diciembre se produjo un desalojo en el Centro Social Okupado Anarquista (CSOA) L’Horta, este acabó con la retirada de la policía y la reocupación del centro tras unas horas de gran tensión y unos minutos de caos y cargas policiales. El motivo de ello fue el anuncio de los abogados del centro de que el desalojo, solicitado por la gestora Sareb, era ilegal. El incidente se convierte en un capítulo más de la larga lucha entre el barrio de Benimaclet y la construcción del Programa de Actuación Integrada (PAI) en su distrito.

Una historia interminable.

Un poco de contexto. El Centro Social Okupado Anarquista L’Horta se encuentra en el barrio de Benimaclet, barrio al norte de Valencia, siendo frontera entre la ciudad y L'Horta. Es parte de los 270.000 metros cuadrados expropiados en este distrito en 1991, todo para la creación de un PAI, un plan urbanístico que tenía la idea de ampliar la ciudad, y que casi treinta años después sigue sin comenzar. Durante estos años, los vecinos del barrio han ido dando uso a gran parte de este terreno con la creación de distintos huertos urbanos, parkings comunitarios e, incluso, un centro social que acoge a multitud de asociaciones y de actividades, que es, el ya mencionado, CSOA L’Horta.

Toda esta historia ha sido parte del prolongado conflicto del PAI en el barrio, en el que tenemos a diferentes asociaciones, como Cuidem Benimaclet y la Asociación de Vecinos de Benimaclet, que piden la “desclasificación de estos terrenos de urbanos a rústicos”, y por el otro, a las empresas propietarias del terreno, como son: la inmobiliaria Metrovacesa, la gestora Sareb y bancos como el BBVA. En medio de todo este desacuerdo se encuentra el ayuntamiento de Valencia, quien negó que se llevase a cabo el último proyecto presentado por Metrovacesa, en el que se construirían 1345 viviendas y habría edificios de hasta 20 pisos. Actualmente, todas las partes están a la espera de que el consistorio proponga un nuevo proyecto.

CUIDEM BENIMACLET Pai de beni (1)

Imágen: Mapa de Benimaclet con las partes que quedarían afectadas/ Cuidem Benimaclet

Imágen: Mapa de Benimaclet con la zona que se dedicaría al PAI/  LVD Group

La voz del barrio

En una entrevista con Carlos Marcos, portavoz de la asociación Cuidem Benimaclet, explicó a este medio, que la construcción del PAI es un ataque a la identidad de Benimaclet porque “produce la gentrificación del barrio, es decir, suben los precios y se expulsan a los vecinos que llevan viviendo toda la vida”. Además, Carlos Marcos argumentaba que el PAI tiene sus orígenes en 1989, con un proyecto que contaba con que hoy por hoy la ciudad de Valencia tendría un millón de habitantes. Por lo que el portavoz cuenta: “la ciudad no tiene las mismas necesidades que en los 80 y 90, no hay ese número de personas viviendo en la ciudad, entonces es algo obsoleto”, recalca.

Desde su asociación defienden que no se necesita la construcción de más viviendas y que, tras el intento de desalojo del CSOA L’Horta,  centro al que declara como "un espacio totalmente amigo" con su asociación, afirma: “tomaremos medidas que son luchar por el barrio, pidiendo la desclasificación del terreno, y seguir trabajando”.

"Al ayuntamiento le decimos que se apoyen en nosotros para que entiendan que es lo que necesita y que es lo que no necesita el barrio de Benimaclet"

Entre el asfalto y la pared

En esta misma línea se mueven gran cantidad de vecinos del barrio, que han encontrado, en los terrenos destinados al PAI, la forma de vida histórica de la gente de Benimaclet, además de una afición en la huerta o el respaldo en distintas asociaciones que tienen su casa en el Centro social L’Horta. Como la historia de Vicenta, hortelana de los huertos urbanos de la Asociación de Vecinos (AVV), que también se encuentran en una zona destinada al PAI. Ella contó a este periódico el gran esfuerzo de volver a convertir esa tierra en huerto y lo descabellado que sería construir edificios de 20 plantas allí, “quieren convertir esta huerta en Manhattan”, manifestó.

Otro caso similar que conoció uValencia.es, fue el caso de José (Nombre ficticio para proteger su identidad al ser hortelano en CSOA L’Horta). José sería, bajo la ley, uno de los ocupas de este terreno. A simple vista, era un hortelano de unos sesenta años que cultivaba ajos “por amor a la tierra” en un huerto comunitario. Él afirmaba que no sacaba ningún provecho económico por ello y que lo hacía “por amor al arte, por amor a la tierra, por la satisfacción de comerte algo que has cultivado tú”. Además de declarar, ante la posible construcción del PAI: “Podemos conservar las pirámides de Egipto, podemos conservar la torre Eiffel, pero ¿podemos conservar la huerta valenciana y todo lo que ello significa?”.

"Podemos conservar las pirámides de Egipto, podemos conservar la torre Eiffel, pero ¿podemos conservar la huerta valenciana y todo lo que ello significa?"

IMG 0288 (1) (1) (1)

 José (N.F.) sembrando ajos en la huerta del CSOA L'Horta:: César Descalzo

Las consecuencias del desalojo

El intento de desalojo ha vuelto a poner el foco en estos terrenos, desde Sareb, Juan José González, portavoz de la empresa, confirma a este periódico que el desalojo se produjo el 14 de diciembre porque “los tiempos los marca el juzgado”, y que la intención no es otra más que la de “recuperar un inmueble”, sin inmiscuirse sobre el interés de desalojar este terreno para el PAI. Por otra parte, un miembro de la mesa jurídica del CSOA L’Horta ha explicado a uValencia.es que el desalojo fue ilegal porqué se produjó en la alquería, donde “Sareb no tiene ninguna potestad porque no ha demostrado ser su propietaria”, a lo que añadió: “tanto fiscalía como la denunciante hicieron una mala praxis a la hora de dar por seguro que lo que querían era la alquería”, además de afirmar la intención de poner un recurso por parte del centro para que se estudie lo ocurrido.

Por su parte el portavoz de Sareb afirma que el procedimiento judicial sigue su curso, además, confiesa que Sareb se dirigió al ayuntamiento de Valencia por si le interesaba hablar del futuro del CSOA L'Horta, pero que todavía no han obtenido respuesta. Desde Cuidem Benimaclet piden al consistorio que se posicione y que escuche a la gente del barrio. Por todo ello, las diferentes partes enfrentadas esperan la nueva propuesta del ayuntamiento para el PAI.  El conflicto por el uso de estos terrenos sigue mostrando la lucha entre el crecimiento de la ciudad y la supervivencia de la huerta, donde lo más difícil, parece ser, un acuerdo mutuo que satisfaga a ambas posiciones.

Mural en la puerta del CSOA L'Horta
Mural en la puerta del CSOA L'Horta
Huertos urbanos AVV
Huertos urbanos AVV
Alqueria del Carrer de la Murta, en peligro por el PAI
Alqueria del Carrer de la Murta, en peligro por el PAI
Alqueria al lado de la rotonda del mirador, en peligro por el PAI
Alqueria al lado de la rotonda del mirador, en peligro por el PAI
Huerto Urbano detras del Espai Verd
Huerto Urbano detras del Espai Verd
Subtema: Sociedad
Territorio: Valencia