Usted está aquí: Inicio / Grupo A / Una bacteria originaria de California conquista la Marina Alta
"XYLELLA FASTIDIOSA"

Una bacteria originaria de California conquista la Marina Alta

Conocida como el Ébola del olivo, la "Xylella fastidiosa" se ha convertido en una bacteria de alto riesgo para muchas especies vegetales de la Comunidad Valenciana
Una bacteria originaria de California conquista la Marina Alta
Imagen: Grupo de olivos afectados por la bacteria. Fuente: Agronews Castilla y León.

25/11/2020 - VALÈNCIA. Tras declarar la Conselleria de Agricultura el decimotercer brote de Xylella fastidiosa, la Marina Alta se ha erigido como el epicentro de actuación de esta bacteria, cuyos efectos consisten en obstruir los conductos por los que transita la savia bruta y, en consecuencia, provocar la muerte por desecamiento de los árboles afectados. De los 33 municipios que conforman la comarca, 26 han sido calificados por la Conselleria como “íntegramente afectados” y los otros siete como “parcialmente” perjudicados. Olivos, almendros, melocotoneros y laureles, entre otros vegetales, constituyen actualmente el campo de acción sobre el que se mueve esta bacteria.

Descubierta en California en la década de 1880, no se detectó en Europa hasta 2013, cuando se hicieron visibles sus consecuencias en una región al sur de Italia, al destruir en poco tiempo cientos de miles de olivos. En 2017 llegó a la Península, siendo Castell de Guadalest -un municipio de Alicante-, el primer afectado por esta bacteria. Aunque su transmisión se efectúa mediante insectos vectores, su llegada al continente europeo no se debió a estos pequeños animales cuyo radio de acción se limita a unos 100 metros, sino que, como indican a uValencia fuentes de la Conselleria, “tuvo lugar a raíz de la importación de plantas infectadas de terceros países a la Unión Europea”.

Los efectos de la Xylella sobre los árboles son diversos: algunos presentan defoliación, secado de las hojas y las ramas, e incluso algunos llegan a morirse. Debido a que la bacteria no tiene cura, actualmente cuando un vegetal presenta síntomas, la legislación europea obliga a demarcar un radio de 50 metros en torno a este y a arrancar todos los árboles de la misma especie, afectados o no. Además, también insta a establecer una “zona tampón” de entre 2.5 y 5 km, en la que se implante un control exhaustivo y se evite la expansión de la bacteria. Aunque estas medidas pueden parecer suficientes e incluso excesivas, en la práctica no se ha podido terminar con la fastidiosa.

La temperatura constituye un factor determinante para la propagación del Ébola del olivo. Según explican desde la Generalitat, la temperatura de Alicante ha favorecido la expansión de la Xylella: los 18 ºC de media, "han permitido proliferar a una bacteria que crece óptimamente en torno a los 25 ºC”, pero cuya supervivencia puede verse limitada “con temperaturas por encima de los 34 ºC o por debajo de los 8 ºC”.

Riesgos de Xylella en la Comunidad Valenciana en función de las temperaturas invernales. Fuente: xylella.es

MEDIDAS DE CONTENCIÓN

Aunque la Unión Europea ya tomó medidas en los primeros actos de presencia que hizo la Xylella en suelo europeo, desde 2013 se ha expandido por Italia y España. Ahora, tras años de lucha y sin un plan de erradicación verdaderamente efectivo, la Unión Europea ha decidido desechar la legislación en algunos territorios gravemente afectados como Córcega y Baleares y, en vez de aplicarse medidas de erradicación como las mencionadas anteriormente, se establezcan medidas de “contención”. Desde la Conselleria de Agricultura, afirman a este digital que, aunque existe legislación al respecto, “la falta de controles rigurosos en algunos puntos de entrada” ha permitido “la entrada de material vegetal infectado”, por lo que, si se quiere terminar con la bacteria, “se debería intensificar las inspecciones y extremar los controles”.