Usted está aquí: Inicio / Grupo A / La oscura sociedad entre los 'tipsters de Telegram' y las casas de apuestas
REPORTAJE APUESTAS

La oscura sociedad entre los 'tipsters de Telegram' y las casas de apuestas

Estos pronosticadores, que actúan de gancho de las casas de apuestas, prometen dinero fácil para captar nuevos clientes
La oscura sociedad entre los 'tipsters de Telegram' y las casas de apuestas
Imagen: Hombre comprobando los eventos deportivos y el mercado de apuestas. // Hugo Carrasco

09/12/2020 VALENCIA.-  Telegram, la red de mensajería instantánea favorita de los tipsters, está llena de canales donde estos pronosticadores aseguran beneficios a los clientes que sigan sus apuestas. Cuentan con centenares de miles de personas, los más grandes. Entrar al canal, seguir los consejos de estos ‘Robin Hoods’ modernos, apostar y ganar. Parece fácil, ¿no? Pero ¿de dónde vienen la mayoría de los ingresos de estos tipsters? ¿Qué es un tipster?

Hay que diferenciar, claramente, la profesión de un tipster profesional de la de un “tipster de Telegram”, ya que no es lo mismo. Los primeros están limitados a no poder apostar o, directamente, son echados de las casas de apuestas, mientras que los segundos son cómplices de estas. Un tipster profesional es una persona que comparte sus pronósticos o consejos con otros apostantes, normalmente, con un pago previo. El profesional de las apuestas M.N.G, @ManchaPicks en Twitter, aseguró a este periódico que la principal diferencia entre ambos es la de tener sus estadísticas recogidas, visibles y accesibles.

“Los denominados vendehumos o ‘tipsters de Telegram’ se dedican a cazar clientes, ya que es su principal objetivo, sin tener estadísticas ni pronósticos visibles ni accesibles. No les conviene tenerlos porque la mayoría son perdedores a largo plazo puesto que su mayor virtud es el márketing”, recalca Mancha.

Al preguntar sobre la principal fuente de ingresos de cada tipster, Mancha es claro: “La mayor fuente de ingresos de un tipster profesional deben ser las suscripciones que paguen sus clientes por su servicio y las de un 'tipster de Telegram', los convenios con casas de apuestas por los registros de sus clientes”.

 Imagen: Ejemplos de bonos patrocinados por tipsters de Telegram. // uValencia 

En este mismo sentido, el tipster profesional Josemma, @Josemmabet en Twitter, en declaraciones a este medio define al tipster profesional como “alguien que vive exclusivamente de pronosticar y apostar”. Pero añade aristas, ya que “un tipster profesional puede tener también su canal en Telegram, de ahí la complejidad de todo el mundillo. El gran problema es que la mayoría de canales viven, principalmente, del azar y del humo”.

"La mayoría de tipsters de Telegram viven principalmente del azar y del humo", asegura Josemma.

En este tema coinciden ambos profesionales, ya que Josemma detalla que “la mayoría de tipsters de Telegram ingresan por afiliaciones y suscripciones. Los tipsters profesionales tienen suscriptores de bancas y sobreviven más con estos grandes seguidores, a veces sindicatos, y con sus propias apuestas”.

En los últimos años, se ha multiplicado la cantidad de tipsters, especialmente los de Telegram, a la par que el crecimiento del sector del juego online, pero, como se ha visto, mientras que hay verdaderos profesionales que viven de ello y ofrecen un servicio profesional, también existen los que ofrecen a los jóvenes dinero y ganancias rápido y fácil, es decir, falsas ilusiones que a menudo desembocan en problemas como la ludopatía.

 

Medidas del Gobierno contra el exceso de apuestas

Recientemente, el Consejo de Ministros ha aprobado un real decreto de comunicaciones comerciales de las actividades del juego, que regulará la publicidad en línea de apuestas y juegos de azar. Entre las medidas que contiene, existe la de limitar la publicidad del juego online en radio, televisión y plataformas digitales entre la franja horaria de la 1:00 y las 5:00, ante el incremento del consumo de los juegos de azar detectado durante el confinamiento. 

Asimismo, el Gobierno privó a los operadores de juego del uso de bonificaciones o descuentos económicos utilizados con la finalidad de captar nuevos clientes o fidelizar los ya existentes. Otra de las medidas de más renombre será la finalización de los contratos de patrocinio con las casas de apuestas, en las que los equipos de fútbol deberán acabar sus contratos de publicidad con estas cuando acabe la temporada.

Imagen: Alberto Garzón en una comparencencia sobre las medidas de las casas de apuesta. // Lavozdelsur

De igual manera, el Ministro de Consumo, Alberto Garzón, insistió en la importancia en que quedará prohibido que los individuos que ejerzan un rol de influencia sobre la sociedad protagonicen anuncios de casas de apuestas. Con este paquete de medidas, se tratará de establecer orden en el caótico y poco controlado mundo del juego online en España  pero, ¿están contemplados todos los escenarios de publicidad y captación de clientes?

Nada más lejos de la realidad, estos ‘tipsters de Telegram’, sobre los que no existe regulación, son la fuente más fructífera de clientes para las casas de apuestas, y éstas, a su vez, la fuente de ingresos más potente para ellos. Como hemos dicho anteriormente, no llevan estadísticas, y si un apostador novato entra en sus canales, la falsa sensación de dinero fácil y de éxito constante les embauca. 

“Son medidas populistas para contentar a la masa votante sin ningún conocimiento. Desde mi punto de vista es un paripé y no son medidas acertadas en líneas generales”, declara desde su perspectiva el tipster profesional Josemma a esta web.

 

El submundo de Telegram, ajeno a las regulaciones

Imagen: ejemplos de canales en Telegram de tipsters. // uValencia

“Cuando empiezas a apostar, lo primero que te llegan son estos ‘vendehumos’ porque gastan muchísimo en publicidad, ya que el retorno es mayor con los registros de las casas de apuestas”, asegura a este diario TipsterTrust, un programador que ha creado una web para desenmascarar estas prácticas llamada tipsterTrust.com. “Todos esos beneficios no los ganan con sus apuestas. Con sus apuestas no ganan ni el 1% de todos sus ingresos. Ganan por meter a gente de forma masiva. Yo empecé con ellos cuando era novato, buscando alguien con el que iba a ganar dinero y no lo gané, yo perdí bastante”, sentencia el programador.

Este diario se ha sumergido en el submundo de Telegram para observar en primera persona cómo funcionan esta especie de tipsters clandestinos. “Seguimos ganando”, “Soy el rey”, “Asaltamos la banca” o “BOOOOM”, son expresiones típicas que se pueden encontrar en estos canales casi a diario. Cualquiera que entre y se los crea siente que es una forma fácil y rápida de ganar dinero sin trabajar. Mediante capturas de pantalla con apuestas ganadas de miles y miles de euros se muestra la sensación de que nunca se falla, ya que dan mucha promoción a los aciertos y ocultan sus fallos, o directamente las borran del canal.

“Muchos alimentan el hecho de que se puede ganar fácil, tanto casas de apuestas como tipsters, y obviamente, es difícil ganar en el tiempo a largo plazo, y largo plazo no son 2 años”, sentencia Josemma.

J.A.S, un profesor de educación física relata a uValencia su experiencia como seguidor de estos canales: “Entrabas al canal y todo era una lluvia de billetes, en cambio mi cuenta no subía si no que bajaba. Yo pensaba, sí que soy gafe que solo engancho los fallos. Claro, con el paso del tiempo te das cuenta de que no eres tú, si no que es la realidad de su día a día”. Este perfil de apostador novato es recurrente y, normalmente, desaparece en el mejor de los casos, pero siempre hay más interesados en entrar en este negocio.

 

Los ganchos más eficaces de las casas de apuestas

Los ‘tipsters de Telegram’ actúan como gancho, como actuaría cualquier relaciones públicas a la puerta de una discoteca, creando una falsa sensación de éxito y, posteriormente, invitan a sus seguidores a registrarse en una determinada casa de apuestas mediante un link a su nombre a cambio de un servicio prémium o de una información exclusiva “para seguir ganando más”, mientras que la casa de apuestas remunera a este con una comisión, ya sea mediante CPA o Revenue Share.

El CPA (Costes Por Adquisición) consiste en una bonificación por registro en la que cuando el cliente se registra, el tipster cobra de la casa de apuestas una bonificación. Es la opción más legal.

 

Imagen:  ejemplo de CPA. // uValencia

Imagen: conversación con el departamento de marketing de una casa de apuestas. // uValencia

El Revenue Share es menos lícito, ya que consiste en obtener un 30% de las posibles pérdidas que tenga el cliente que se registre. Y ahí existe un peligro: se puede tener la tentación de hacer perder a los seguidores en determinados momentos para engrosar los bolsillos. Pero tampoco les hace falta, ya que, según numerosos estudios, el 95% de los clientes del juego online son perdedores.

Por tanto, cada vez las prácticas de captación mediante los tipsters son más agresivas por parte de las casas de apuestas, las cuales llegan a ofrecer cantidades que oscilan entre 30 y 50€ por cliente mediante CPA, y sobre el 30 o 40% de las pérdidas en Revenue Share. Y esto en un vacío legal ya que no está regulado, es una fuente de malas prácticas e incitación al juego que nadie ve o a nadie parece importarle.

 

Estas prácticas bordean la legalidad y llegan a ofrecer al tipster en cuestión, cuentas falsas con dinero ficticio en el que pueda jugarse miles de euros sin ser dinero real, para que actúen como gancho. “Una de las cosas que ofrecen las bookies es una cuenta con dinero virtual e infinito con la que pueden hacer apuestas de miles de euros sin peligro alguno. Luego hacen pantallazos de estas apuestas y es lo que utilizan como reclamo para captar clientes. Si ves una ‘persona triunfadora’ apostando miles de euros caes en sus redes, es así”, detalla Mancha.

 

Imagen: Ejemplo de apuesta. // uValencia

Además, desde su dilatada experiencia como tipster profesional, Mancha asegura a este diario que "no dejan apostar cantidades elevadas de dinero y en cuanto ganes una o dos apuestas de una buena cantidad (hablo de cientos y no miles de euros) te van a limitar y no te van a dejar apostar. Por otro lado, y cualquiera lo puede buscar en internet, es muy fácil editar apuestas, algo que también utilizan. Es decir, es todo un fraude”.

Por su parte, Josemma, añade que “son trucos de marketing para llamar la atención. Humo. Si dejan apostar esas cantidades es porque saben que son perdedores”. Además, al ser preguntado sobre si los profesionales tienen acuerdos con las casas de apuestas recalca que “hay de todo, pero lo normal es que no”.

Unido a los acuerdos mencionados anteriormente, estos fraudes y engaños a los clientes hacen de este un mundo oscuro en el que los intereses y la transparencia brillan por su ausencia, lo grave es que los departamentos de marketing de las mismas casas de apuestas lo saben. No es que lo sepan, es que lo facilitan actuando de cómplice necesario para facturar. Se desentienden interesadamente de los mecanismos o medios que utiliza este perfil de apostador clandestino para obtener beneficios

El oficio de tipster profesional es tan legítimo como cualquier otro, se ofrecen unos consejos y unas informaciones y se publican resultados, luego el cliente elige si compra o no compra el servicio. Pero estos determinados ‘tipsters’ empañan el nombre y tan solo son siervos de la casa de apuestas en cuestión, simulando que apuestan y ganan grandes cantidades de dinero para crear falsas ilusiones y que sus seguidores -en su mayoría jóvenes- sigan sus indicaciones y se registren en su link. Y de ahí, pueden derivar problemas graves, como la ludopatía, un problema creciente entre los jóvenes españoles.

 

¿Fomentan estos “tipsters de Telegram” la ludopatía?

Al preguntar sobre este tema a tipsters profesionales, Mancha responde sin duda que sí. “Antes que la prohibición, los legisladores deberían optar por concienciar, que es lo que falta en este mundillo. Yo siempre he comparado el mundo de las apuestas con el del alcohol. Por supuesto que hay alcohólicos y por supuesto que los gobiernos tienen que trabajar en educar a los jóvenes para que beban con moderación y hay que tratar a los alcohólicos, pero también hay 'enólogos', hay gente que bebe con moderación sin que le afecte a su vida diaria. La solución no es la prohibición”, aunque recalca que “es normal caer en las garras cuando ves la vida que llevan estos personajes y ‘lo fácil’ que es ganar dinero con ellos”.

"Los legisladores deberían concienciar al público y advertirles", declara Mancha.

Por otra parte, Josemma profundiza y añade que “el tema de la ludopatía y las apuestas es complicado, sucede como en el póker. El problema radica en que se puede ganar mucho tiempo, incluso años, siendo perdedor. Con todo esto quiero decir, es muy sencillo engancharse al póker y a las apuestas pensando que eres ganador, siendo realmente perdedor”.

Con respecto al aspecto psicológico, la psicóloga Cristina Mascarós ha manifestado a este periódico que los jóvenes son más susceptibles a desenvolver el juego patológico o ludopatía, ya que se encuentran en una etapa de desarrollo y su comportamiento psíquico todavía no está completamente desarrollado. En esta línea, los adolescentes pueden utilizar el juego para evadirse de los problemas emocionales o familiares que puedan tener.

De esta manera, la psicóloga también ha alertado de que los tipsters pueden colaborar a contraer esta patología, ya que la ludopatía se asocia a la obtención de un gran premio.

El ansia de ganar dinero fácil para los jóvenes supone un gran peligro, sumado a los constantes anuncios por parte de casas de apuestas y las publicaciones de estos tipsters con una aparente vida acomodada, ya que crean la falsa ilusión de que mediante las apuestas se gana dinero fácil y ocultan las pérdidas que acarrea este negocio.

 

Las apuestas en los jóvenes

La Dirección General de Ordenación del Juego publicó su nuevo Informe sobre el perfil del usuario de juego online en España en el 2018. Dicho documento, elaborado anualmente desde el 2015, ofrece una detallada información sobre los hábitos de juego y datos demográficos de las personas que apuestan.

El nuevo informe confirma cómo las apuestas se han introducido entre los hábitos de los más jóvenes. El número total de personas que apostaron durante el 2018 es de 1.476.385: por lo tanto se ha incrementado en un 5,84% respecto al periodo anterior con un total de 1.774 millones de euros, un 27% más que en 2017. El número de jóvenes entre 18 y 25 años que han apostado al menos una vez durante 2018 ha aumentado un 12,57% respecto al año anterior. Este segmento de edad alcanza así los 397.570 apostadores en dicho periodo, que gastaron una media de 189 euros.

En cuanto al tipo de apuesta, las deportivas arrasan entre los más jóvenes. Los menores de 25 gastaron 333.251 euros en apuestas de este tipo, 179.877 euros en casino, 78.286 en póquer y 17.759 en el bingo.

Imagen: pintada en una casa de apuestas de Madrid. // David Sabadell

Juan Lamas, Director Técnico de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados, contaba para Diario 16 cómo la edad de comienzo al juego va disminuyendo, a la vez que aumenta el porcentaje de jugadores menores de edad y por lo tanto se sitúan en 20% los jugadores comprendidos entre los 14 y los 18 años.

"El 20% de los jóvenes menores hacen apuestas más de dos veces al mes", asegura el profesor Chóliz.

“Los adolescentes y jóvenes, un sector más vulnerable, son un nicho de mercado”, critica Mariano Chóliz, catedrático de Psicología Básica de la Universidad de Valencia y experto en adicción al juego. “Según nuestros datos, casi el 20% de los varones menores hacen estas apuestas más de dos veces al mes”, señala Chóliz. “Cuanto antes se empieza, más difícil es resolver la adicción”.

 

Así pues, con todo este contexto de dinero fácil, incitación al juego y escasa o nula regulación, los 'tipsters de Telegram' junto con la complicidad de las casas de apuestas campan a sus anchas en un submundo peligroso al que las autoridades ya le están poniendo el foco. Y como siempre, los más perjudicados son los jóvenes, que son el blanco fácil y cuya nula experiencia y desconocimiento puede suponerles un problema grave del que es muy difícil salir.

Subtema: Sociedad
Territorio: España