Usted está aquí: Inicio / Grupo A / La nueva Ley de Protección de Animales de Compañía genera esperanza entre las asociaciones de defensa animal
LEY DE PROTECCIÓN DE ANIMALES DE COMPAÑÍA

La nueva Ley de Protección de Animales de Compañía genera esperanza entre las asociaciones de defensa animal

La concienciación social y la erradicación del abandono son dos objetivos principales que persigue la legislación
La nueva Ley de Protección de Animales de Compañía genera esperanza entre las asociaciones de defensa animal
Imagen: Fotografía animales de compañía. Fuente: Elanco España

VALÈNCIA 11/11/2020. El pasado 16 de octubre el Pleno del Consell aprobó el anteproyecto de Ley de Protección, Bienestar y Tenencia de Animales de Compañía, desarrollado por la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica. El nuevo texto legislativo tiene como principales objetivos el “sacrificio cero” y una mayor toma de conciencia de los derechos de los animales, a lo que las asociaciones valencianas en defensa de estos han reaccionado con agradecimiento.

Desde La Perrita Valiente de Valencia, una organización muy implicada con la erradicación del maltrato y el abandono animal, aplauden las nuevas medidas adoptadas por la conselleria dirigida por Mireia Mollà. Aseguran que eran necesarias, aunque el siguiente paso es conseguir que la normativa se efectúe tal y como está dictada.

La reciente legislación, suplente de la Ley de Protección de Animales de Compañía aprobada en 1994, favorece la responsabilidad de los ciudadanos en los derechos animales y la mayor intervención por parte de las administraciones en su protección. La “conducta cívica y compasiva de la ciudadanía” a la que hace referencia Mollà se fundamenta en un impulso de las medidas en el campo educativo que generen concienciación social y se trate así de manera más digna a los animales de compañía. Ante esta consideración, la asociación valenciana incide en la educación de los adolescentes; “hay muchísimo abandono en nuestro país, hay que apostar por la educación de los jóvenes en materia de protección animal”, afirma a uValencia.

Otras regulaciones que constituyen la nueva ley y que definen el carácter contundente de la legislación son el endurecimiento de las sanciones económicas, que podrán llegar a los 45.000 euros en el caso de delitos graves, o el refuerzo del papel de las administraciones en su labor de tutoría en animales de compañía. Desde La Perrita Valiente proponen la obligatoriedad del uso del microchip en gatos, así como la esterilización de todos los animales y la realización de analíticas con el fin de combatir cualquier tipo de enfermedad, unas prevenciones que la asociación ejerce durante los más de 10 años que lleva en pie.

Logo de la Asociación Protectora de Animales La Perrita Valiente de Valencia

Sin embargo, la novedad de esta ley es el “sacrificio cero”. Según garantiza la consellera, las protectoras ya no se verán obligadas a sacrificar a los animales pasado el período de adopción y las administraciones se asegurarán de una correcta tutela de los mismos en las situaciones en las que una familia decida no seguir con la acogida de cualquier animal.

“Cualquier medida es buena para acabar con el abandono y el maltrato animal”, declara La Perrita Valiente al medio. Con algunas esperanzas puestas en estas nuevas soluciones, la asociación denuncia la endeblez de la anterior ley en defensa de la protección de animales, donde se contemplaban irregularidades como el sacrificio en las perreras o la venta de animales en escaparates.

 

Las cifras de abandono en España

Según los datos recogidos por la Fundación Affinity del Estudio sobre Abandono y Adopción de animales de compañía del año 2018, el abandono de animales de compañía constituye un año más “el principal problema de bienestar de los animales de compañía en España”. Aproximadamente 17 de cada 1000 perros y 10 de cada 1000 gatos que viven en España entraron el año pasado en protectoras.

Además, dicho estudio revela que la principal razón por la que se decide llevar a un perro o a un gato a centros de protectoras de animales son, de nuevo, las camadas indeseadas.