Usted está aquí: Inicio / Grupo A / La Audiencia Nacional presenta un video inédito de los terroristas del ataque del 17-A
Juicio Terrorismo

La Audiencia Nacional presenta un video inédito de los terroristas del ataque del 17-A

La grabación muestra a los implicados de los actos de Cambrils y Barcelona preparando artefactos explosivos
La Audiencia Nacional presenta un video inédito de los terroristas del ataque del 17-A
Imagen: Los acusados en la primera jornada del juicio por los atentados de Cambrils y Barcelona :: Fernando Villar/AFP

11/11/20-VALENCIA. En la primera jornada del juicio por los actos terroristas del 17 de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils, la Audiencia Nacional ha expuesto un vídeo del que las acusaciones y las defensas no tenían constancia de su existencia. La fiscal Ana Noé pidió al tribunal la exhibición de las imágenes después de que Mohamed Houli se negara a declarar.

"Os vais a arrepentir de haber nacido", pronunció Houli en la grabación exhibida en el juicio. En ella, a su vez, se ven a tres de los principales miembros de la célula de Ripoll en una casa de Alcanar (Tarragona) fabricando artefactos explosivos con el objetivo de cometer un acto terrorista. Los individuos de las imágenes son Mohamed Hichamy, propulsor del ataque de Cambrils; Younes Abouyaqooub, autor del atentado de La Rambla, y  Youssef Aalla, muerto en la explosión de la casa de Alcanar.

Los Mossos d'Esquadra creen que los vídeos fueron grabados con la meta de ser difundidos. "Esto va dirigido para los enemigos Alá. Nos ha prometido el cielo y a vosotros, el infierno", exclamó uno de los individuos que aparece en la grabación. Además, Mohamed Houli, cámara del vídeo, señalaba en las imágenes que el precio de preparar los explosivos es muy barato comparado con el daño que puede hacer. "Hace bum, ¿te queda bien, eh?", concluía Houli haciendo referencia al chaleco que portaba Abouyaqooub en la grabación.

 

El juicio 'sin culpables'

La resolución dio comienzo el martes a las 10 de la mañana, con un cambio de sillas llevada a cabo debido a la solicitud del abogado de uno de los acusados de no tomar asiento junto a la Fiscalía. Ante la negativa del juez Alfonso Guevara, el letrado amenazó con irse de la sala, a lo que el magistrado gritó: "¡Ya está bien! Y se acabó. No abandona la sala". 

"Yo no era una persona religiosa ni practicante. Yo salía de fiesta, era consumidor de drogas. Me da vergüenza decirlo, pero iba con chicas de compañía", declaró Oukabir.

Los tres interrogados decidieron no contestar a las preguntas de las acusaciones y se limitaron a sostener su defensa. El Ministerio Público pide 36 años de cárcel para Driss Oukabir, quien aceptó alquilar la furgoneta que sería utilizada para el atentado de La Rambla.

Mohamed Houli, al que se le piden 41 años de cárcel por posesión de artefactos explosivos con fines terroristas, testificó que lo dicho en las grabaciones se debe a que la célula se lo había mandado. Además, declaró que le habían puesto algo en la comida para presionarle en su declaración. "Yo no pienso así", sentenció el interrogado.

Al último de los procesados, Said ben Azza, se le juzga por prestar una furgoneta para el transporte de materiales con el fin de elaborar artefactos explosivos. El interrogado alegó que dejó el vehículo porque los individuos eran clientes de su negocio, y esperaba que transportaran materiales de limpieza. La Fiscalía pide ocho años de prisión por haber colaborado con la célula.

Los implicados en los ataques de Barcelona y Cambrils

Gráfico que muestra la organización de la célula de Ripoll ::Artur Galocha/ El País

El inspector de los Mossos d'Esquadra a cargo del caso declaró tras los acusados y señaló que la célula pretendía atacar otros puntos estratégicos de Barcelona, tales como la Sagrada Familia o el Camp Nou. Las acusaciones se deben a que encontraron bombonas de butano, chalecos explosivos y granadas de mano en la casa de Alcanar. Cabe destacar que la resolución se da sin los terroristas que llevaron a cabo los actos de Barcelona y Cambrils, debido a que fueron abatidos por la policía días después de los ataques. Por ello, las familias de los fallecidos consideran una injusticia que la Fiscalía no acuse de asesinato a los tres procesados.

La célula de Ripoll y la Comunitat Valenciana

Abdelbaky Es Satty, el imán de la organización y muerto en la explosión de la casa de Alcanar, cumplió condena en la cárcel de Castellón por intentar meter 125 kilos de hachís en España. En 2014, salió de prisión y se encargó de los rezos nocturnos en una mezquita de la localidad. Allí, intentó radicalizar a dos jóvenes mediante la muestra de vídeos yihadistas y la defensa del DAESH.

"Abdelbaki justificaba las acciones y decía que había que hacer algo así en España", señaló el joven en una declaración a la Guardia Civil de Castellón.

Uno de los jóvenes llegó a la casa de Es Satty con la excusa de arreglarle el ordenador. Allí, el imán trató de adoctrinarle. Asimismo, señaló que visitaba el piso del terrorista tres veces por semana junto a un compañero y describió al terrorista como "paranoico de la seguridad".

El joven señaló que mantuvo el contacto con el imán tras trasladarse de Castellón y visitó la casa de Alcanar. Además, en 2015, trabajó con Younes Abouyaqooub y Mohamed Hichany en Castellón, tras pedirle personas a Es Satty para formar una cuadrilla para recoger naranjas. Allí, formó una fuerte relación con estos individuos, los cuales vivieron en la casa del joven en la localidad valenciana. El joven concluye su declaración, explicando que no participó en los ataques en Catalunya porque la célula comenzó a dejarle de lado a finales de 2016.

Tipo: Noticia
Subtema: Sociedad
Territorio: España