Usted está aquí: Inicio / Grupo A / Grosjean vuelve a nacer gracias a los últimos avances tecnológicos
Gran Premio de Fórmula 1 de Baréin

Grosjean vuelve a nacer gracias a los últimos avances tecnológicos

El piloto francés salvó su vida gracias a la nueva tecnología en seguridad tras un aparatoso accidente
Grosjean vuelve a nacer gracias a los últimos avances tecnológicos
Imagen: Estado del monoplaza de Grosjean tras el accidente // SoyMotor

Romain Grosjean, piloto de la escudería Haas F1 Team, comenzó el Gran Premio de Baréin partiendo desde la posición diecinueve, tras haber sido sancionado en la clasificación, cuando en la curva tres intentó un peligroso adelantamiento a Kvyat lo que le hizo perder la tracción trasera y salir disparado hacia el guardarraíl. Un adelantamiento que le podría haber costado la vida si no fuera por los últimos avances tecnológicos y de seguridad en la Fórmula 1.

uValencia ha tenido la oportunidad de hablar con dos estudiantes de Mechanical Engineering de la Universidad Carlos III de Madrid. Ambos estudiantes forman parte del equipo de fórmula de la propia universidad donde construyen un monoplaza que competirá en la Formula Student, por lo que conocen todos los sistemas de seguridad y los nuevos avances tecnológicos que salvaron la vida a Grosjean.

''Tres temporadas atrás, Grosjean no hubiera salido vivo'', Pablo Rodríguez

El principal elemento de seguridad que le salvó la vida al piloto francés fue el halo. Es un sistema de seguridad que consiste en tres barras flexibles de titanio que protegen la cabina del piloto. ''Este nuevo elemento ha conseguido que el coche de Grosjean se meta entre la barrera, y así, el piloto no salga decapitado'', afirma Pablo Rodríguez, uno de los estudiantes, ''el halo, literalmente, le salvó la vida''. Lo cierto es que este nuevo elemento de seguridad fue incluido en los monoplazas en 2018, con muchas quejas por parte de pilotos e ingenieros, tras la muerte del piloto Jules Bianchi. El halo quita cierta visibilidad al piloto y reduce la aerodinámica tan buscada en los monoplazas de Fórmula 1. ''Tres temporadas atrás, Grosjean no hubiera salido vivo'', sentencia Rodríguez. 

 halo

Detalle del halo en el monoplaza de la escudería Ferrari // Ferrari 

El otro principal elemento imprescindible fue el mono del piloto, un traje ignífugo que soporta temperaturas de 840º durante 11 segundos, tiempo que fue ampliado recientemente por la Federación Internacional del Automóvil (FIA). El material con el que se fabrica el mono es el Nomex, un polímero capaz de proteger del fuego y de autoextinguir las llamas, utilizado también por los bomberos. Grosjean estuvo envuelto en una masa de fuego cuando se produjo el accidente y ha podido salir ileso debido a este traje que tiene que pasar controles exhaustivos. Las únicas lesiones que se produjeron en el piloto fue en las manos, posiblemente, debido a cuando tuvo que tocar varias partes del monoplaza para poder salir de él, como el cinturón, elementos que estaban a temperaturas muy elevadas. 

Según ha contado Javier Varela, otro de los estudiantes, para este medio, el incendio posiblemente se produjo por cualquier chispa o foco de calor que entró en contacto con el combustible, el cual se había derramado al partirse el coche en dos. Debido a la prohibición de repostar durante la carrera, los coches tienen que llevar el combustible suficiente para toda ella, y según nos cuenta Varela, ''el accidente se produce en la primera vuelta, por tanto, el coche iba cargado hasta arriba de combustible''. 

El material contra el que impactó también fue decisivo a la hora de salir ileso. Grosjean se sale de la pista justo al pasar la curva tres, en un tramo recto de la misma. ''Dado que se trata de un tramo recto, no se hace uso de otro tipo de barreras protectoras como las barreras Tecpro, neumáticos o muros de hormigón'', nos responde Varela en cuanto a la elección del material contra el que impacta, ''los guardarraíles son muy efectivos a la hora de reducir el movimiento de un vehículo y sin producir un gran deterioro o deformaciones en ellos mientras se impacte de manera lateral o en paralelo''. Precisamente, la maleabilidad del guardarraíl permitió que el monoplaza de Grosjean se introdujera entre el segundo y el tercer guardarraíl, y absorbiera así la energía del choque. ''Si Grosjean se hubiese estrellado contra un muro de hormigón, sus órganos y sobre todo, sus pulmones, hubiesen colapsado estrellándose contra sus costillas, lo que le hubiera provocado la muerte'', nos relata Pablo Rodríguez. 

Del mismo modo que las partes deformables del circuito absorbieron la energía del choque, en este caso los guardarraíles, la parte deformable del monoplaza también absorbió esta misma energía. ''En este sentido, un coche común funciona del mismo modo que un fórmula, tiene una parte deformable que sería el frontal, y una parte rígida que sería el habitáculo del conductor'', explica Rodríguez para uValencia. La parte deformable se encarga de absorber toda la energía en caso de choque frontal para que esta no llegue a la zona del conductor y este no sufra daños. ''Esto se implementó en la conducción en los años 2000, todos los coches anteriores a esa década no tienen parte rígida, por lo que un choque frontal por encima de los 70 kilómetros por hora, en un coche antiguo, es mortal'', nos cuenta Rodríguez. 

 

Por otra parte, todos los pilotos de Fórmula 1 están obligados a llevar un HANS (Head and Neck Support Device), un collarín que sujeta el casco del piloto para evitar lesiones fuertes en la cabeza y en el cuello al producirse el efecto conocido como ''golpe de conejo'' debido a las altas desaceleraciones. Una vez más, el HANS fue un elemento imprescindible en la supervivencia de Grosjean en su accidente, ''si no lo hubiese llevado, el piloto hubiera sido decapitado debido a las enormes fuerzas G del accidente'', nos relata Rodríguez. Además, según ha remarcado Javier Varela para este medio, el casco también cumplió su función al impedir que restos de piezas impactasen contra la cabeza del piloto. Es por eso que los casos de Fórmula 1 tienen que pasar por controles muy extremos por parte de la FIA como el impacto de un rifle contra la visera del mismo. 

La actuación del coche médico, los comisarios de seguridad y el personal médico fue excelente

Aunque estos fueron los elementos claves para que Romain Grosjean pudiera salir de su monoplaza en llamas, con apenas unos pocos rasguños, por su propio pie; lo cierto es que la ayuda externa también fue clave. La actuación del coche médico, de los comisarios de seguridad y del personal médico fue excelente, como siempre, en el Gran Premio de Baréin. Como último apunte que ha hecho Javier Varela para uValencia, la fuerza del impacto fue tan grande que las ruedas del fórmula atravesaron la pista. Estas ruedas van unidas con cables de Zylon al coche, de manera que en caso de accidente, estas salgan disparadas e impacten contra otros pilotos. Por suerte, Grosjean, al partir de una posición baja en la parrilla, su rueda no causó otro accidente; sin embargo, si Grosjean hubiera tenido el accidente en la parte alta de la parrilla, las posibilidades de haber producido otro accidente hubiesen sido mucho más altas. 

 

Momento del accidente
Momento del accidente
Estado de la parte frontal del monoplaza
Estado de la parte frontal del monoplaza
Parte frontal del monoplaza
Parte frontal del monoplaza
Estado de la parte posterior del monoplaza
Estado de la parte posterior del monoplaza
Parte posterior del monoplaza
Parte posterior del monoplaza
Grosjean saliendo del monoplaza
Grosjean saliendo del monoplaza
Grosjean saliendo del monoplaza en llamas
Grosjean saliendo del monoplaza en llamas
Grosjean tras el accidente
Grosjean tras el accidente
Grosjean en el hospital
Grosjean en el hospital
Tipo: Noticia
Subtema: Motor
Territorio: Mundial