Usted está aquí: Inicio / Grupo A / Francis Montesinos celebra 50 años como diseñador en el MuVIM
EXPOSICIÓN MODA FRANCIS MONTESINOS

Francis Montesinos celebra 50 años como diseñador en el MuVIM

El modisto valenciano recoge medio siglo de trabajo artístico en el Museu Valencià de la I·lustració i la Modernitat con la exposición '50 anys: València, seda i foc'
Francis Montesinos celebra 50 años como diseñador en el MuVIM
Imagen: Uno de los vestidos de Francis Montesinos en la exposición :: uValencia

VALÈNCIA - 10/12/2020. Con motivo de su 50 aniversario en el mundo de la moda, el diseñador valenciano Francis Montesinos presenta en el Museu Valencià de la I·lustració i de la Modernitat (MuVIM) su exposición ‘50 anys: València, seda i foc’, en la que adentra al espectador en su vida personal y profesional a través de sus creaciones.

La muestra, que se inauguró el 23 de julio de 2020, incluye algunos de los diseños más impactantes que han pisado las pasarelas y cerrará sus puertas el próximo 27 de diciembre. La presentación, de acceso gratuito, se organiza en diferentes espacios que revelan la evolución que el artista experimenta a lo largo de su carrera y provoca en el espectador un baile de emociones, gracias a su selección de colores vivos y alegres en apuestas innovadoras y atrevidas.

De izquierda a derecha, Francis Montesinos en su estudio, y uno de sus diseños ambientados en Ibiza :: uValencia

Montesinos, nacido el 12 de diciembre de 1950 en Llíria, ha llevado la pasión por la moda en sus venas desde su niñez, especialmente tras visitar en los años 60 a su hermano en Ibiza, donde había montado una escuela. Allí, embelesado por la moda isleña y su ritmo de vida, decidió embarcarse en una odisea de costuras, patrones y alfileres de la que nunca ha regresado.

En su estudio, el diseñador cuenta cómo surgió la exposición a uValencia: “Nosotros habíamos empezado a preparar varios desfiles para conmemorar los 50 años de Montesinos, pero surgió la pandemia y tuvimos que dejarlos. Fue idea del MuVIM celebrarlos en forma de exposición bajo el mismo nombre con el que fueron creados: Seda i Foc”.

Cabe destacar el contexto sociocultural y político que enmarca la España del momento en la que el artista se inicia en su vida como tal. Montesinos abrió las puertas de su botiga en 1972, tiempos en los que la moda era conservadora, recatada y sencilla, algo con lo que el creador rompe completamente, y crea como consecuencia un acto reivindicativo, provocador y transgresor que lo catapultó a la fama. 

La muestra abre con varias piezas ante sus puertas, entre ellas la geganta de Carmen Alborch, ministra de Cultura en la legislatura de Felipe González; Els punks de Marxalenes, ninots indultados de la falla de la Plaza del Ayuntamiento de València en 1986, y cuatro diseños de su Colección de Colecciones inspirados en las Roques del Corpus de València

Una vez dentro, el ambiente se transforma en una lucha entre el negro y el rosa, que dominan las paredes de la sala. El recorrido -unidireccional- se inicia con varios vídeos de algunas obras para las que Montesinos ha diseñado el vestuario, y sigue con una recreación de su primera tienda en el barrio de El Carmen: Montesinos Bis. El espacio traslada al espectador a la época de los 70 gracias a detalles como los percheros, alfombras, mantones, baúles y demás prendas que caracterizan el estilo de entonces. Asimismo, se emplea de fondo una fotografía del primer desfile del diseñador junto a su equipo.

A continuación, el recorrido se adentra en el lugar de trabajo del creador: su estudio. En él se libra el pulso entre el orden y el caos, la profesionalidad y la diversión, tan particular de la creación artística. Mientras que la mesa y la pared en la que se apoya presentan un espacio pulcro y meditado, decorado con portadas de revista que sus diseños han protagonizado; los tablones que completan esta escena muestran la liberación, imaginación y emoción del proceso creativo, pues se encuentran atestados de fotografías, recortes y cuadros de producto con los que ver sus colecciones “a golpe de ojo”.

Más allá del estudio, el espectador puede toparse con una sala que vuelve a contraponer dos mundos a través de los colores rosa y negro, divididos por un expositor cilíndrico que simula un escaparate con cinco diseños diferentes que tienen una iluminación tenue, que impide apreciar los detalles de los trajes. La parte viva y vibrante alude a la juventud del diseñador, llena de ilusión, alegría y alboroto, evidenciado por la cantidad abrumadora de elementos que empapelan las paredes. Estampados, alfombras, vajillas, muebles y multitud de memorias enmarcadas pueden encontrarse en esta etapa de su vida. La parte opuesta encarna la madurez del artista al ofrecer una visión relajada y adulta, ya que se exhiben fotografías de gran tamaño con mayor espacio entre ellas, que evocan el asentamiento de esta fase frente a la locura de la juventud. Del mismo modo, la vitrina de premios implica la carrera de fondo que el artista ha llevado a cabo y el reconocimiento que ha obtenido por ella. 

 

Recreación de su primera tienda :: uValencia

Esta sala enlaza con la reproducción de una pasarela. La disposición de los diseños traslada al asistente a un desfile de modelos en primera persona, caracterizado por la sensación de fiesta y alegría que la mayoría de los diseños ‘montesinianos’ representan. El desfile, donde el diseñador innova y se recrea continuamente, muestra una línea temporal de sus colecciones. Así pues, deja gran variedad de diseños en los que nunca falta el color y a través de los que contagia sus identidades hippie, folclórica, transgresora y alegre, entre muchas otras. La introducción de trajes basados en los acontecimientos más importantes de su tierra como las Fallas, la Semana Santa o la tauromaquia, demuestra su arraigo en la identidad valenciana, de la que más tarde aplica elementos a la moda pret à porter o más conocida como casual.

El recorrido devuelve al punto de salida, donde los tablones repletos de fotografías, recortes y cuadros de producto se encuentran, y evoca así una vida llena de felicidad, diversión y pasión por lo que hace; un trayecto que todavía no ha llegado a su fin. De esta manera, Francis Montesinos pone el broche final a medio siglo de vida entre telas, patrones y bocetos que cobran vida gracias a su magia, y deja al espectador con la miel en los labios tras una exposición que invita a querer más del universo ‘montesiniano’.

 

Cuadros de producto en la recreación del estudio :: uValencia

MARCA MONTESINOS

La obra de Montesinos engloba diversidad de estilos y diseña ropa de todo tipo: desde pret à porter a haute couture (alta costura);  para ocasiones especiales como vestidos de novia, de bautizo o de comunión, e incluso trajes regionales y tradicionales como de fallera, clavariesa o de torero. No obstante, consigue trasladar particularidades de un mundo a otro, un claro ejemplo sería la estética de torero. Con ella no solo ha diseñado trajes al uso sino que ha sabido incorporar el diseño en la moda casual con chaquetillas de punto, material al que recurre asiduamente. 

Inspiración de los trajes de luces en diferentes versiones :: uValencia

“De vez en cuando intento trabajar otros tejidos pero yo tengo una comunicación muy directa con las telas

El diseñador confiesa que la materia prima es el elemento fundamental en la confección de sus colecciones y diseños. “De vez en cuando intento trabajar otros tejidos, pero yo tengo una comunicación muy directa con las telas. Yo siempre digo que no vale la pena dibujar si no sabes con qué vas a trabajar porque cada tela tiene un comportamiento y habla por sí sola un lenguaje”, confiesa. Por el contrario, con los colores afirma tener una relación distinta: “Cuando haces un color nuevo te chifla, te vuelve loco, todo lo harías de ese color, pero cuando estás en la fábrica y ves todo igual piensas ‘¡ya no quiero ni verlo!’, ríe.

Cabe destacar, sin embargo, que Montesinos no trabaja solo. José Vicente Plaza, comisario de la exposición, cuenta a uValencia que el artista nunca ha abandonado el lado de su equipo, que para él es más bien una familia. Esto es algo que la muestra también refleja mediante diversidad de fotografías. “Tuve la suerte de tener a doña Concha, con quien empecé. Era una gran profesional de la aguja, fue enseñándome ese día a día, el trabajo, el 'has d’aprendre'...”, recuerda el diseñador con cariño.

El artista plasma en sus obras su sello de identidad: colores vibrantes y alegres que combinan el estilo cosmopolita y avant-garde con las tendencias de cada época. Francis Montesinos es una persona campechana, modesta y con gran amor por su trabajo: “Por lo general me inspiro en todo lo que me toca el corazón. Cuando te toca el corazón es cuando realmente me siento a gusto y cuando me puedo poner más creativo. La creación es algo maravilloso”, asegura llevándose las manos al pecho.

Els punks de Marxalenes
Els punks de Marxalenes
Recreación del estudio
Recreación del estudio
Una de las salas de la exposición
Una de las salas de la exposición
Colección Ibiza
Colección Ibiza
Colección Made in Spain
Colección Made in Spain
Colección clavariesa
Colección clavariesa
Vestidos de novia y bautizo
Vestidos de novia y bautizo
Diseños en tonos color vino
Diseños en tonos color vino
Identidad valenciana
Identidad valenciana
Tipo: Noticia
Tema: Cultura
Subtema: Otros temas
Territorio: Valencia