Usted está aquí: Inicio / Grupo A / El sur de la Safor pierde arena a costa de las playas de Gandía
COMUNIDAD VALENCIANA - TURISMO

El sur de la Safor pierde arena a costa de las playas de Gandía

Los municipios costeros afectados reclaman la reconstrucción de sus playas a largo plazo a través de una estrategia común, en la que solicitan más recursos económicos
El sur de la Safor pierde arena a costa de las playas de Gandía
Imagen: Pancartas en Bellreguard en contra de la regresión de las playas. Carol Viciano

11/ 11/ 2020 - VALENCIA. Los municipios costeros de la Safor como Daimús, Guardamar, Bellreguard, Miramar y Piles, sufren el retroceso de la arena en sus playas. El técnico de calidad turística del ayuntamiento de Miramar, Fermín Signes, afirmó para este diario que la regresión de las playas se empezó a valorar hace quince años, momento desde el que esta retirada de sedimentos se ha incrementado, “pasando de cincuenta metros de playa a apenas veinticinco, en la mayoría de los municipios afectados”, afirmó Signes. 

"Se ha pasado de cincuenta metros de playa a veinticinco", Signes. 

Desde la sección de calidad turística del ayuntamiento de Miramar destacaron para este medio digital la problemática de las construcciones muy cercanas al mar, que evitan la “regeneración y la absorción del impacto de los temporales”. Miramar es uno de los municipios más afectados por la regresión, con escasos cinco metros de playa en algunos tramos.

Signes destaca la falta de sedimentos aportados por el río que atraviesa parte de la comarca, el Serpis, como una de las causas principales de dicho fenómeno. “El río ya no es lo que era, solo aporta sedimentos cuando llueve, y lo hace de forma escasa”, a lo que el técnico añadía para uvalencia: “Las construcciones en primera línea de playa, también evitan que estos sedimentos puedan transportarse a través del aire y creen dunas que sirvan de parachoques” en los temporales. 

Destrozos del pasado temporal

La construcción del muelle de Gandía perpendicularmente a sus playas es, según Signes, otro de los alicientes que incrementan la regresión de las playas al sur de la capital de la Safor. Debido a que esta infraestructura corta las corrientes marinas, “las playas de Gandía crecen tras el choque de la arena contra el brazo del puerto, impidiendo que los sedimentos lleguen a las playas de más abajo”, matizó Signes para este diario. 

Destrozos en la playa de Bellreguard tras la borrasca Gloria. Miguel Lorenzo

Las aportaciones económicas para frenar la falta de áridos por parte del ayuntamiento gandiense son escasas. “Sacan la arena de sus costas y la traspasan a otras playas, pero es un proceso muy caro y que dura poco”, sentenció Signes. En ocasiones, los ayuntamientos de Bellreguard, Miramar, Piles, Guardamar y Daimús han recolocado arena de la orilla del mar en sus playas, pese a las quejas de asociaciones ambientales, siendo efectiva la medida durante escasas semanas, afirmó el técnico de Miramar.

El transplante de arena es un proceso muy caro y que dura poco, las soluciones son "descabelladas". 

Según el experto en calidad turística, “los ayuntamientos son los agentes más visibles, pero quién debería financiar la reconstrucción es la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad”, pese a que el propio Signes afirmó a uvalencia la falta de dinero de las comunidades autónomas para tales proyectos, siendo el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico quien prometió a los municipios costeros de la Safor 2’4 millones de toneladas de arena  para “cuando se disponga de dinero”.

Las soluciones que se plantean a la pérdida de áridos en las costas de la Safor fueron calificadas por el técnico, en su entrevista con este diario, como “descabelladas”. Desde espigones paralelos a las costas creando pequeñas calas que retengan la arena, mallas elásticas llenas de escombros y lanzadas al mar para la frenar las corrientes o sistemas de drenaje en el Mediterráneo, son algunos de los proyectos planteados. 

Paseo marítimo de Bellreguard

“Hay mucha iniciativa, pero hay un fuerte factor político”, destacó Signes para este medio digital, “a ver quién se atreve a meter eso en la playa o quién dice que eso está bien hecho”. El técnico, también recalcó las presiones recibidas por los vecinos, desde plataformas como Salvem les platjes del Sud, como atenuante para establecer medidas de deconstrucción a las primeras líneas de viviendas. 

Estrechez en el paseo marítimo de Bellreguard debido a la regresión. Carol Viciano