Usted está aquí: Inicio / Grupo A / Borrell manda una misión a Venezuela sin informar a la presidenta Von der Leyen

Borrell manda una misión a Venezuela sin informar a la presidenta Von der Leyen

Malestar en la UE por la decisión del Alto Representante para la Política Exterior de reunirse con el gobierno chavista
Borrell manda una misión a Venezuela sin informar a la presidenta Von der Leyen
Imagen: Josep Borrell, Alto Representante de la UE y Úrsula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea

Se ha hecho pública una misión enviada por Josep Borrell, Alto Representante para la Política Europea, a Venezuela para reunirse con representantes del gobierno venezolano sin haber informado a la Presidenta de la Comisión Europea Úrsula Van der Leyen.

Una delegación de la UE viajó este jueves a la capital venezolana para dialogar con varios políticos venezolanos sobre las condiciones en las que se celebrarán las próximas elecciones el 6 de diciembre. Esta comisión partió con reuniones programadas con dos miembros del gobierno chavista, lo que la oposición venezolana interpretó como un menosprecio. Sin embargo finalmente también se reunirá con representantes de la oposición y no descartan concertar una reunión con Nicolás Maduro.

La delegación viajó hasta Santo Domingo en vuelo comercial y de allí cogieron vuelo privado hasta el aeropuerto militar de La Carlota en Caracas. Hasta el momento no se sabe si el vuelo privado en el que viajaron Javier Niño y Enrique Mora corrió a cuenta de la diplomacia europea o del gobierno venezolano, hecho que podría sumar molestias en algunas partes del conflicto.

Según fuentes de la diplomacia europea, antes de enviar la delegación constituida por dos funcionarios, Borrell informó el pasado 17 de septiembre a los ministros de exteriores y al Grupo Internacional de contacto cuya decisión de "seguir la negociación para valorar la posibilidad de que las elecciones sean observadas" fue respaldada de forma unánime.

Sin embargo, Manfred Weber, presidente del Grupo Popular Europeo catalogó la acción de Borrell como "inaceptable" y como una señal de apoyo a la dictadura de Maduro tras conocerse el informe de las Naciones Unidas que acusa al gobierno de este por crímenes de lesa humanidad.

Bruselas reconoce la gravedad de las acusaciones de este informe, pero también recalca la preocupación por el deterioro de la vida en Venezuela y la necesidad de buscar una solución. Mientras que los dirigentes populares insisten que el informe invalida cualquier esfuerzo diplomático y el expresidente del Parlamento europeo, Antoni Tajani, exige explicaciones a la UE.